Teleriscaldamento

Redes de calefacción urbana para particulares y empresas

La producción centralizada de calor y su distribución a través de redes de calefacción urbana, en el corto y largo alcance, se utiliza cada vez más para grandes edificios, utilizados para hogares, oficinas o funciones administrativas, así como para municipios y otros usuarios con altos requisitos de calor.

Gracias a la gran versatilidad de uso, las redes de calefacción del distrito de Tatano pueden adaptarse perfectamente a diferentes tipos de aplicaciones: desde la micro-red interna desde un complejo de pocos usuarios, como casas adosadas, hasta una macro-red para calefacción urbana de barrios enteros y comunidades pequeñas, asegurando confiabilidad, alta eficiencia energética y, por lo tanto, bajos costos de combustible y administración.

En las microrredes, la amplia cartera de productos de Tatano y la amplia competencia del sistema expresan su máximo potencial, ya que aquí el generador de calor, colocado en la central eléctrica, a su vez es suministrado directamente por Tatano.

En rangos de alta potencia, la atención se centra en la construcción de países de bioenergía, generalmente en áreas rurales donde hay suficiente biomasa disponible para calentar la mayoría de los edificios.

La calefacción urbana es un sistema para distribuir energía térmica de producción centralizada con tecnologías innovadoras para usuarios descentralizados.

Una red de calefacción urbana se puede ver como un conjunto de pequeñas centrales térmicas (las subestaciones) que, a diferencia de las centrales eléctricas tradicionales, están interconectadas para formar una red de distribución inteligente, dinámica y altamente eficiente llamada “Redes térmicas inteligentes” "

La fuente de calor para la calefacción de distrito puede consistir en un sistema de calentamiento de biomasa o en calor residual y residuos de plantas de cogeneración eléctrica.

La calefacción urbana tiene un funcionamiento extremadamente simple que puede resumirse en tres fases principales.

  1. El agua en el circuito primario (red de distribución general) se calienta mediante el sistema de producción de energía térmica (posiblemente cogenerativo) y se lleva a la temperatura de operación: puede estar alrededor de 90 °C o, en el caso de agua sobrecalentada, alrededor de 110 °C.
  2. Al llegar al usuario, el fluido de transferencia de calor primario pasa a través de la subestación para que pueda transferir el calor transportado al circuito secundario, que alimenta  el sistema del ususario. Este fluido abastecerá la central de producción de calefacción y agua caliente sanitaria.
  3. Después de transferir el calor al usuario, el fluido de transferencia de calor del circuito primario regresa a la central de calefacción para ser recalentado y comenzar un nuevo ciclo.

 

Beneficios y ventajas para la protección del medio ambiente y la sociedad.

  • La calefacción urbana, para la misma energía térmica producida, genera menos CO2 que un sistema tradicional compuesto por CT autónomos.
  • Permite reducir los costes de producción de energía térmica gracias a la alta eficiencia del sistema y la máxima versatilidad en la elección entre los diferentes combustibles.
  • Elimina los costos de construcción y mantenimiento de las pequeñas centrales térmicas en cada usuario, lo que facilita el uso de los usuarios finales con mayor seguridad que la central de calefacción tradicional.
  • Garantiza la medición precisa del consumo de energía a través de sistemas de medición de calor, con el consiguiente ahorro de costos para cada usuario individual.
The website encountered an unexpected error. Please try again later.